Por las ventanas normalmente uno se asoma. Aquí se asoman los dos. Las florecillas venían prensadas junto con el papel, pero mira que caen al pelo... Por otra parte, el sutilísimo contorno de tinta plateada casi me deja sin ojos. 15 x 31 cm.